jueves, 15 de marzo de 2007

El productor sinaloense a la altura de los mejores

A los 33 años de edad Mario Zamora Gastélum encabeza una nueva generación de funcionarios sensibles ante las necesidades de los pueblos y una de las dependencias cuyo funcionamiento. Es agente estatal de una de las dependencias más importantes en el Estado, licenciado en economía, egresado del Instituto Tecnológico de Monterrey, y tiene la maestría en Ciencias en el Desarrollo de Economía Local, que obtuvo en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas, en Londres, Inglaterra.

“Dios me ha dado la oportunidad de recibir muchas bendiciones –dice-. Siento la responsabilidad de ayudar a generar las condiciones para que muchas gentes más puedan, a través de su esfuerzo y responsabilidad, mejorar su vida".

-Cómo fue que usted se interesó por las cuestiones del campo?

Soy de Los Mochis, mi esposa, mi hija, mis suegros, todos son nacidos en Los Mochis. Mis Abuelos tanto paterno como materno fueron de los primeros, por decirlo de alguna manera, en llegar a Los Mochis. La cuidad hoy, como bien lo sabes que tiene una relación directa con el campo y el sector rural. Por otro lado -hay que decirlo con tristeza- es en el campo donde encontramos muchos de los mayores rezagos en nuestro país. Sin embargo y a través del trabajo que hemos desarrollado en la Financiera Rural, es también donde podemos encontrar la mejor de la gente. Gente noble, entregada y trabajadora.

En el 2004 la Financiera Rural en este Estado comenzó con nuevos bríos. Un funcionario convencido y joven tomó las riendas. Zamora Gastélum ya había sido coordinador de giras y director de asuntos financieros y deuda pública en el Gobierno del Estado. Ahora se encuentra al frente de administrar el financiamiento que necesita el campo.

- Durante su visita a El Colorado este pasado 13 de marzo, los funcionarios del gobierno se mostraron optimistas en cuanto a los precios de los granos, dieron a conocer que las "perspectivas" para la agricultura son "favorables". ¿Está usted de acuerdo, y por qué?

De entrada para esta cosecha creo que sí existen las condiciones para tener buenos precios en los principales granos que se cultivan en el Estado. En la caso del fríjol, este año se sembró una superficie menor a la del año pasado, generando actualmente precios que han llegado a ser de hasta 10 mil quinientos pesos por tonelada, lo cual a pesar de no existir los mejores rendimientos, hacen que el resultado sea positivo. Pese a que pueda haber algunas disminuciones de precios, creo que todo arriba de ocho pesos por kilo llega a ser aceptable.
Sólo como información adicional: en este cultivo a más de 50 días de que venza el plazo para su pago, en la Financiera Rural ya hemos recuperado mas del 60 por ciento de los 75 millones de pesos que se suministraron este ciclo para este cultivo.
En el caso del garbanzo, y a pesar que no inicia aún la cosecha, también sentimos que los precios pueden ser competitivos, habrá que estar muy atentos a lo sucede en la India. Respecto al maíz, como bien sabes es un tema que está en boga, y ya han manifestado los productores no aceptar nada debajo de 2 mil 500 pesos, cosa que sería formidable para el productor y donde coincido con su postura. Esperemos que las negociaciones con la industria, la unidad de los productores del Estado y sus organizaciones, así como la participación del Gobierno Federal a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación –Sagarpa- sea acertada y justa.


-Están los agricultores preparados para lograr una producción tal que supla la necesidad de alimentos?

Yo soy un convencido en el caso del maíz, que los productores sinaloenses están a la altura de los mejores de mundo. Lo importante –creo- es avanzar para que las condiciones de unos y otros sean similares. Al menos en cuestiones generales, como lo es el financiamiento, subsidios y certeza jurídica.
Como referencia, en la publicación de la revista Expansión del mes de febrero, hace un comparativo entre un productor de maíz en los Estados Unidos y otro en Sinaloa, de quien orgullosamente nos sentimos halagados y agradecidos que sea un cliente nuestro.

-Qué parte tiene el etanol en todo este escenario agrícola?

Juega una parte importante y ha venido a dar un vuelco interesante en la producción de alimentos y bioenergéticos. Creo que es un tema que vale la pena abordar, no sólo desde el punto de vista agrícola, sino también desde la óptica ambiental y de sustentabilidad.
El etanol ha llegado para quedarse y es muy importante como productores de maíz, el informamos plenamente sobre lo que pasa en el mundo, sobre cómo se están moviendo los actores principales y actuar en consecuencia.
La información, pero sobre todo el talento y el conocimiento para interpretar dicha información, será una de las herramientas que diferenciarán los países avanzados de los rezagados.
Una nota al pie: en diciembre pasado, se exportaron por primera vez en muchos años cerca de 50 mil toneladas -creo de maíz blanco- que salieron del puerto de Topolobampo hacia algún país africano. Lo interesantes es que en menos de tres meses el Presidente de la Republica ya había dado instrucciones de hacer lo necesario para traer maíz de donde fuera que hubiera. No te parece este algo contradictorio? A poco nadie puede ver o analizar el precio futuro del maíz en la bolsa de Chicago por dar un ejemplo y haber podido anticipar tal situación.
En fin, creo que es un tema que tiene mucho que dar y que requiere de un análisis serio e informado.

-Cuáles son los retos que enfrenta el país ante la caída de los precios del crudo?

Lo vería en dos sentidos: por un lado una empresa como es Pemex a la cual se le sangra de manera exagerada por parte del gobierno para tener ingresos fiscales, y por otro el anuncio ya público de la disminución de nuestras reservas probadas de petróleo, así como la disminución de la producción de nuestro principal yacimiento como lo es Cantarell.
Creo que -como una generación que tendrá que enfrentar los retos del siglo XXI- debemos convertir a México en un país líder y ganador en este siglo. Hay mucho que hacer en este tema. Por un lado, buscar la manera de darle a Pemex una mayor libertad y flexibilidad para que pueda reinvertir en sus propios procesos, así como hacer todo lo posible en hacerla más eficaz y eficiente, (principalmente en el tema del número de empleados, prestaciones sindicales y demás). Y por otro buscar la manera que los ingresos del Gobierno no dependan tanto del petróleo. Es decir caminar sobre una reforma hacendaria que ayude y organice al gobierno a gastar de manera mas eficiente y eficaz, pero también una reforma fiscal que permita aumentar la base gravable que aumente el numero de contribuyentes y con ello también los ingresos fiscales.
Es claro que dicha reforma debe tener un carácter redistributivo y de justicia social que requiere nuestro país, sin perder de vista que antes de repartir el pastel, nos urge hacerlo más grande.
Huelga decir, el hacer más fácil, claro y ágil el pago de impuestos y junto ha ello hacer mas transparente el gasto del gobierno para generar mayor confianza en la población.

-Por qué el gobierno no ha apoyado a los agricultores mexicanos de la misma manera que en los EU?

Es importante sacar cuentas. Es decir medir manzanas con manzanas. Es claro que la economía americana es mucho más grande que la mexicana. Y seguramente en términos absolutos el dinero que llega en apoyos debe ser mayor. La bolsa es mas grande hay más que repartir.
Sería muy interesante el poder conocer algún estudio serio y real de política comparada sobre cuanto dinero enfocamos en México para el apoyo al sector rural respecto a nuestro Producto Interno Bruto -PIB- o producción generada en estas zonas.
En lo personal creo que en México -a reserva de estar concientes que siempre faltará dinero- podemos hacer un esfuerzo muy importante en poner en claro y dirigir los incentivos hacia donde queremos. Por decirlo más claro, aquí en Sinaloa Fonacot, tiene un programa de crédito ganadero, tenemos en México una banca de desarrollo a mi parecer sumamente diversificada, (Nafin, Bancomext, Fira, Financiera Rural, Banobras, Banejército) y creo que no estamos siendo lo suficientemente eficientes en ese sentido.
Estamos entrando en una época en donde hay presupuestos muy importantes para el sector rural y para el campo, las condiciones han cambiado y nos urge como sociedad, ser participantes más activos, poner en la agenda los temas verdaderamente relevantes para nuestras regiones, discutirlas y tomar decisiones donde tratemos todos de caminar en ese sentido.
En los próximos 15 años, México contará en su estructura poblacional con más gente en edad de producir (16-60 años) que gente en edad de ser mantenida por llamarlo de alguna manera (niños y personas de la tercera edad). Es ahora cuando debemos aprovechar, no tenemos mas tiempo que perder.
No nos podemos permitir crecer en promedio como lo fue los pasados 6 años al uno por ciento. Quienes dicen que México es el país del futuro por sus jóvenes, yo siempre les comento que justamente eso nos hacer ser los jóvenes del presente, nunca más los del futuro. Llegó la hora de poner la verdad de moda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta mi trabajo...