lunes, 26 de marzo de 2007

El LEONISTICO: una carcasa a la deriva




El edificio fue construido en 1930 por el arqitecto Ignacio Ramírez.








Fue el centro social más importante. Aqui se presentron los Freddys y los Muecas.










El gobierno del Estado se rehúsa en aprobar el diseño del nuevo Centro Cultural de Los Mochis, por lo que el edificio continúa en deterioro.






Los Mochis, Sin.- El edificio que fuera en un tiempo el Centro Social de Los Mochis, considerado como una joya histórica y arquitectónica, agoniza aún sumido en el deterioro después de que la comuna hizo un esfuerzo por rescatarlo comprándolo en seis millones de pesos.
Las autoridades municipales se encuentran en espera de que el gobierno del estado autorice el gasto de 20 millones de pesos que la federación aprobó para la restauración de este muerto histórico.
El regidor Miguel Enrique Robles Ussher informó que la ciudadanía y las autoridades estuvieron pensando en qué uso darle al inmueble. Primero se pensó –dijo- en ubicar allí el teatro de la ciudad, pero el edificio no era tan adecuado para eso. Así que la creación de un centro cultural comunitario fue el mejor uso que se le pudo encontrar.
Por su parte, el Director de Planeación Urbana del Ayuntamiento, Jorge Alberto Arreola Ruiz informó que las especificaciones técnicas del proyecto están listas y que, sin saber porque, el gobierno estatal se tarda en liberar la cantidad de dinero destinada para la ejecución de la obra.
El edificio -que se conoce como el leonístico porque sus dueños se lo rentaron al Club de Leones- tendrá en la planta baja una sección administrativa, cafetería, biblioteca virtual, tienda de artesanías, dos salas de exposición permanente y cuartos de mantenimiento.
La planta alta contempla dos salas para reuniones o eventos, una sala de usos múltiples, un pequeño auditorio para unas 120 personas, informó el funcionario.
El diseño del edificio trata de conservar los rasgos de la arquitectura original y, al mismo tiempo, procura darle un estilo innovador y artístico. Los muros serán aprovechados –dijo- para murales.
El proyecto incluye una plaza con diseños de piso y una fuente para exposiciones artísticas en su lado que limita con el callejón. La terreza -añadio- está diseñada para servir como cafetería.
Este proyecto forma parte de un plan de recorridos turísticos por la ciudad, informó Arreola.
El libro Origenes historicos de Los Mochis menciona que el arquitecto Ignacio Ramírez estuvo a cargo de la construcción de este edificio en 1932. Sirvió como “un centro de acceso exclusivo”, un centro social, político, comercial y económico, “incluso funcionó como casino donde cambiaron de dueño varias fortunas”.
En la planta baja estuvo el Banco del Pacífico, después el de Comercio y posteriormente el Bancomer.
La fachada en su estado original contiene ocho ventanales de madera de pino. La parte alta es ochavada con una balaustrada semicircular. La estructura del entrepiso es metálica, traída de Estados Unidos, igual que la madera desflemada de los tijerales de la techumbre superior y la duela de los pisos.
Toda la fachada tiene cornisas corridas con molduras lisas en arcos, antepechos y balaustradas. Este soberbio edificio fue remodelado en 1984 por el ingeniero Francisco Navarro.
El cronista Ramiro Sánchez Arce mencionó que la esquina donde se encuentra el inmueble estuvo albergando la tienda de raya de la United Sugar Company, propiedad de Benjamin Francis Johnston.
Sánchez Arce recuerda que en ese punto se operó un almacén distribuidor de la cerveza Carta Blanca, además de Bancomer, y la radiodifusora XECF.
Al principio este centro era un salón muy exclusivo, pero cuando los dueños empezaron a rentarlo, se popularizó y la gente del pueblo tuvo acceso.
En ese lugar se organizaban los “sábados del mar humor”, un evento en que se quemaba un monigote. Allí también se presentaron los Freddys y los Muecas, grupos musicales de moda en ese tiempo, dijo.
Los Johnston fueron los primero dueños del inmuble. Después lo fueron Francisco Gastélum, Leonardo Félix Gutiérrez y Fernando García consecutivamente. El Ayuntamiento de Ahome lo compró por seis millones de pesos este año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta mi trabajo...