miércoles, 23 de febrero de 2011

El asombroso Malova y su traje nuevo


Avelina Rojas.

Mario López Valdez, conocido como Malova, recién nombrado gobernador de Sinaloa ha sorprendido a múltiples audiencias en varias ocasiones. Durante su estancia en el senado de la República -2006-2010- lanzó 79 iniciativas de ley llevando disímiles y abundantes chinches sociales a un rango constitucional, algunas brillantes que tuvieron éxito, como el registro de celulares; otras desconcertantes que rozaron la valla de la soberanía nacional, como la modificación al artículo 27 que otorga legitimidad a los extranjeros en la compra de litorales mexicanos.
En otra de sus asombrosas hazañas Malova baila frente a una banda de trompetas y saxofones con una trigueña llamada Ninel Conde con motivo del Centenario de Los Mochis en 1997. La joven, vestida con una ropa pegada al cuerpo de colores chillones y un sombrero vaquero, es atajada entre las piernas por López con un paso de bailarín novato en una escena de resemblanza al tango.
López Valdez también sorprendió a la clase política cuando consiguió el triunfo mediante la formación de alianzas de partidos minoritarios con una fórmula de éxito que ha sido arrebatada por las nuevas huestes en su preparación para nuevas contiendas electorales.
Después Malova despertó el azoro de los oyentes en pleno congreso del Estado cuando el pueblo le entregó oficialmente la gubernatura. Con actitud triunfal y respirando como caballo brioso dio a conocer programas con los que pondría a Sinaloa como el mejor lugar para vivir. Y que todo esto lo hacía, dijo, “porque quiero ser presidente”. Esta afirmación no sólo pasmó a la audiencia. También el gobernador que le entregaba la estafeta, Jesús Aguilar Padilla lanzó su asombro por el rabillo del ojo.
A sólo tres meses de portar el nuevo traje el gobernador López Valdez se enfrenta con las complicaciones de erradicar una violencia que aumenta a una escala cada vez mayor. Por otro lado los planes económicos relacionados con la agricultura se trastocaron por una ola fría que destruyó los cultivos este febrero.
La guerra contra los narcos y los destrozos por el cambio climático son dos temas que exigen un debate concienzudo, la organización de mesas redondas en las que participen todos los sectores de la sociedad.
Por un lado la violencia –véase Gandhi y su lucha contra los ingleses- ha demostrado provocar más violencia, y las guerras tornan los suelos fértiles en áridos; las grandes joyas arquitectónicas en escombros y finalmente la ruina.
Habrá que encontrar salidas más inteligentes al reducto de la violencia en México, algo más convincente que un ejército formado por soldados mal pagados que terminan por desertar y pasarse al otro bando.
El tema del cambio climático, por otro lado, invita a los ecologistas a participar. Se precisa hacer un giro hacia la sustentabilidad en la producción de alimentos, el uso de sistemas orgánicos, inofensivos y libres de químicos -entre otras medidas- a fin de revertir un proceso de alcances apocalípticos.
Es preciso, asimismo, la creación de una economía alternativa en la que quepan el intercambio de productos y servicios ante la falta de dinero, por ejemplo.
Este esfuerzo por abordar los dos temas, de suma importancia en estos momentos- exige que el mandatario expanda su fuerza de convocatoria. Es preciso invitar a todos los sectores a crear soluciones sin esperar que el Presidente, como figura omnipotente lo solucione todo, ya que es bien sabido que el dinero que arrojan sus programas de ayuda tiende a ser de una talla mucho menor de la necesitada.
El nuevo gobernador Malova se encuentra en la una carrera de obstáculos tratando de sortear problemas de grandes tallas. Será bueno saber si para afrontarlos cuenta con grandes medidas; o si hará lo mismo que los demás gobernantes: “bajar” recursos que no alcanzan; y gestionar créditos magros con resultados de igual calaña. 
De verdad que el nuevo gobernador sorprendería otra vez al público con eventos que encaminen esta tierra y a sus habitantes a lo que él mismo ha propuesto: el mejor lugar para vivir -0-.   
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta mi trabajo...